Energía Eólica. –

Pertenece a las llamadas energías verdes ya está energía es generada por materia prima proveniente de la naturaleza “el Viento”, no produce daño, ni contraprestaciones al medio ambiente. Podemos diferenciar dos formas de utilización de esta energía. Ambas son energía eólica motriz de empuje, “Energía Eólica de Empuje” E.E.E.

  • Energía Eólica de empuje rotatorio. – Usamos el viento para empujar aspas sujetas a un eje para  generar un movimiento rotatorio “molinos de viento”, mediante mecanismos de apoyo logramos un fin, moler cereales en la antigüedad y hoy día para generar electricidad.

                    

  • Energía Eólica de empuje lineal. – Usamos el viento para conseguir un movimiento de empuje lineal, velas sobre mástil fijo usado en embarcaciones.

Ambas son el tipo de energía más antiguo usado de forma consciente por el hombre. Desde las primeras civilizaciones se ha venido utilizando los molinos de viento para triturar los cereales para obtener harinas, o para sacar agua de lo pozos. Hoy día se siguen usando en zonas rurales a modo de reclamo turístico. El uso más actual del viento es la generación de electricidad por medio de molinos de viento.

Una gran desventaja frente a otras es la falta de viento. Al no haber viento no hay energía eólica. Este tipo de energía actualmente, está cobrando mayor importancia. El efecto invernadero y el consecuente calentamiento global, amparado por una concienciación de algunos dirigentes a nivel internacional, son el caldo de cultivo para que energías como la Eólica cobre protagonismo. Asimismo, muchos países de primera línea, de segunda incluso de tercera línea están viendo una gran solución a su déficit energético. Economías nacionales de un peso específico como la alemana, o, hasta economías como la de Sudán están invirtiendo en instalaciones eólicas, a cuenta de no comprar en el mercado energía que, pueda crear una descompensación económica para el país, … una balanza negativa difícil de recuperar.