Energía Solar Fotovoltaica. –

Este tipo de energía solar nos permite generar electricidad para abastecer, desde pequeños consumidores como pueden ser pequeñas casas de campo, hasta las grandes empresas.

Es obtenida directamente de la radiación solar por lo tanto es una fuente de eco-energía inagotable. Se denomina también energía verde ya que la energía fotovoltaica no emite ningún tipo de polución, contaminantes, ni gases durante su fase de producción eléctrica, y vida útil, evitándose así la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático. La radiación solar la convertimos en electricidad mediante colectores solares. Podemos diferenciar dos tipos de colectores semiconductores llamados células fotovoltaicas, o colectores de deposición de metales sobre un sustrato denominada célula solar de película fina.

La energía solar fotovoltaica se ha convertido en la tercera fuente de energía renovable más importante en términos de capacidad instalada a nivel global, después de las energías hidroeléctrica y eólica.

 

Ya sabemos que es la energía solar fotovoltaica, pero de dónde partimos. En 1839 un físico francés Alexandre-Edmond Becquerel descubre el efecto fotovoltaico que es convertir la luz en electricidad. La primera célula fotovoltaica fue fabricada por el inventor-físico Charles Fritts en 1883, cogiendo una cuartilla de selenio semiconductor cubriéndolo con pan de oro para formar la unión, esta célula sólo tenía una eficiencia del 1% pero demostró que de la energía solar se puede obtener energía eléctrica. La luz del sol crea electricidad.

Después le siguieron estudios de físicos como Michael Faraday, James Clerk Maxwell, Nikola Tesla, Heinrich Hertz y Albert Einstein con la base teórica al efecto fotoeléctrico que es el fundamento de la conversión de la luz solar en energía eléctrica.

 

Las células fotovoltaicas fueron rescatadas del olvido gracias a la carrera espacial y a la sugerencia de utilizarlas en uno de los primeros satélites puestos en órbita alrededor de la Tierra. La Unión Soviética lanzó su primer satélite espacial en el año 1957, y Estados Unidos le seguiría un año después. La primera nave espacial que usó paneles solares fue el satélite norteamericano Vanguard 1, lanzado en marzo de 1958 (hoy en día el satélite más antiguo aún en órbita).